27.5.13

¿AberCrombie o Anda en Combi? La Controversia.

Ella es Jes M. Baker Plus-sized blogger responde a la controversia causada por las afirmaciones del CEO d ela marca americana de la elegancia informal que fascina a adolescentes. Creó esta campaña en sus redes sociales:  'Atractive & Fat'. Haciendo valer el hecho de que ser gorda, no hace  a la gente fea o asexual.



Por: Isabel 'Pepa María' Riascos | Economista/Bloguera/Consultora de Moda. | @pepamariablog



"En toda escuela hay niños cool, populares y atractivos, ese es nuestro mercado, no el de los gordos, feos o antisociales". 

"Abercrombie solo esta interesada en personas con abdómenes de lavadero que parezcan que van a saltar en una tabla de surfear".

"Yo no quiero que nuestro cliente objetivo vea la marca en personas que no luzcan tan sexy como ellos".

____________________________________


Y estas, son algunas de las muchas afirmaciones que ha dado a los cuatro vientos Mike Jeffries, el controversial CEO de la marca americana de ropa juvenil Abercrombie & Fitch a lo largo de varios años. Ahora vuelve al caldero la marca, por ofrecer pantalones solo hasta la talla 10, y negarse a vender talla XL y XXL para mujeres; a diferencia de que sí lo hace para hombres (pero atléticos, como describe su CEO). 

Al parecer Mr. Jeffries ha perdido la mente de tanto bisturí, también su espejo. Este es el rostro de los comentarios polémicos que le han hecho perder prestigio y millones de dólares a la marca.


Mike Jeffries - el controversial CEO de la marca.


¿Es entonces, Mike Jeffries el peor CEO del mundo? que no quede la menor duda, si no esta en el puesto número 1, se pelea el top 5. Atreverse a patear el mismo plato donde uno come no es audacia plausible.  Mi abuela pepa diría, toda saliva no sale de la boca, mucho menos, cuando esa audacia me hará perder millones de dólares o que mi marca deba cerrar 40 o 50 tiendas en los próximos meses del 2013.

Es cierto que muy pocas personas pueden decir que son las mas felices del mundo sintiéndose aisladas socialmente por ser tildados de feos, gordos o anti-cool. Todos generalmente, queremos vernos y sentirnos como la mejor versión de nosotros mismos, eso no tiene nada de malo. El hombre es vanidoso por naturaleza. Pero eso, es una decisión estrictamente personal. De allí a que te lo imponga una marca es algo totalmente distinto.

Tambien es cierto, que la lucha contra la erradicación de los flagelos sociales que afectan drásticamente a la adolescencia como: anorexia, sobrepeso y el bullying, debe ser de parte y parte, o sea,  Consumidor-Marca. 

En se orden de ideas, las marcas deben vigilar con lupa sus valores a transmitir, así su filosofía sea muy particular como la de Abercrombie & Fitch, que técnicamente traduce: "nuestra marca no es para feos, gordos, nacos, ni asociales", según constantes afirmaciones de Mr Jeffries.

Es deber del consumidor de moda, conocer y amar su valor como persona antes de ir al mercadeo que es agresivo, persuasivo y  despiadado que solo le importa tomar su dinero honestamente ganado. Es decir, ¿qué tan vacío, desubicado y fuera de contexto puedes llegar a ser que sólo te seduce la utopía del marketing y sus anti-valores?. que quede claro, que la culpa no es toda del mercado. Y este artículo lo escribo como consumidora y consultora d emoda. Ud decide de qué marca se enamora, por qué compra, donde y cuando compra. Después de todo no entra arrastrado a la fuerza a las tiendas. Y aunque las declaraciones del CEO de Abercrombie & Fitch rayan en lo perverso, la tarea se debe hacer en conjunto: 50% Marca y 50% Consumidor. El mercado ofrece pero es Usted quien tiene la ultima palabra, y sabe con que se identifica.

6.5.13

Kim Kardashian's Pregnancy Style: Love or Hate?



¿Qué estilo de celebridades no soportan en los últimos días?, Ah, sí, el post no tiene nada que ver con el hambre mundial, como para quienes atribuyen estos flagelos única y exclusivamente a la moda. 
________________________________________
Por: Isabel Riascos. Economist | Fashion Blogger, Writer & Consultant | @pepamariablog



Una foto que circula ampliamente en redes sociales de Kim Kardashian, quien en días pasados adoptó la tendencia B&W y al lado hicieron una burla con shamu la ballena, admito me reí al verla, vaya creatividad, y a pesar de que ya saturan los Kardashian por todo lado, llevamos 6 años desde que esta familia irrumpió en la cultura pop y se convirtió en el placer culposo de  la tv, o sea, tv-basura que sabemos no sirve, pero vemos. 

Aunque las tres hermanas proyectan un sentido del estilo distinto, El de Kim es el que más ha dado de que hablar. Me inclino Khloe-team por su personalidad, real y sin poses, y en cuestiones de moda me voy más hacia Kourtney-Team por su aproximación vanguardista y con garbo. Sin embargo, me cuesta asimilar que es lo que pasa con el pseudo-estilo últimamente de Kim, quien solía ser por decirlo así: La Queen Kay!, y hasta mi favorita algún tiempo, hasta que empezó a rayar en lo chabacano/ostentoso/exagerado.

El punto es, que la más famosa de las Kardashian, ha creado un frenesí de nuevo y es por lo que se pone últimamente durante su publicado embarazo, y no por cuan bien se ve, muy opuesto al otro embarazo más famoso y esperado del año por supuesto, el de Kate Middleton. Compararlas es imposible, sería una pelea de tigre con burro amarrado, un ring: Flashy Vs Classy, donde lo único que tienen en común es la atención de los medios.



Ante esta imagen que parodia el estilo y figura de Kim con el de la ballena que circula ámpliamente en redes admito me reí pero destruyó por completo  mi recuerdo de peque conociendo a Shamu.


Frenesí que impacta, porque no se puede olvidar que era una mujer que solía conjugar muy bien el verbo MODA, muy consistente y sólida (lo cual es fundamental en el estilo de una celebridad o alguien que maneje una imagen pública), salía victoriosa con su figura de antropometría latina a pesar de ser armenia, marcando así un estereotipo para todas las mujeres que tenemos curvas y pelo negro en el siglo XXI, un hit para la belleza latina, sin omitir el caos en el far-far-middle east, y el resto del mundo. 


Cualquiera pensaría que una mujer con una cara y curvas tan atractivas (sin olvidar su chequera), que tiene acceso a los mejores hair & make up artists y casas de moda en el mundo entero, jamás podría lucir fatal. Esos días parecen estar en el olvido desde que se cruzó Kanye por su camino. Y es que hay novios que nos suben de peso  o  en el peor de los casos nos cohíben el estilo (y para estos últimos digo: NEXT), pero ¿para los que nos hacen lucir así de mal? no hay derecho?  (Un mega-NEXT). 

Aunque ella lo niegue, es claro y notorio que la estrafalaria personalidad de Mr. Golddigger ha incidido negativamente en el vestuario de Kim, en parte en el afán de brillar como una pareja de oro, pero vamos, no nos volvamos tan mediáticos.  Sin embargo, para los que se dejan seducir solo por el dinero y creen que esto los hace persona, y les compra el estilo por allí derecho, el buen gusto se manifiesta o no con o sin flash enfrente, con la billetera gruesa o pelada.



Kim en un innecesario afán de ostentar numeritos de pasarela antes que todas las celebridades, estar siempre lista para la foto ante los cientos de paparazis que la persiguen se ha ido al abismo y ya no conjuga la palabra MODA tan fácilmente como lo solía hacer. En parte porque cuando uno compra un look de pasarela (a menos que tu cuerpo sea el de la mismísima 'Campbell') debe uno ir al diseñador y adaptarlo como mejor nos convenga, largo color, etc. esperamos mínimo 15 días (en el mejor de los casos) o muchos más de un ms, siendo realista y lo tenemos en nuestra casa, con nuestras medidas. No salimos directamente del desfile, Hey Karl, dame este look y así nos vamos a la calle, los looks no lucen igual que en la pasarela, en nuestro cuerpo, NUNCA  Solo sé, que, una vez más, queda comprobado, que el dinero NO compra el estilo. Big Fail $$$!


Dejando eso de lado por un momento, algo que perturba al hombre desde que es hombre, y lo seguimos negando, es: El poder de la imagen. Y el vestuario influye mucho en eso. Si bien es cierto, todos pasamos por fases en las que nos detenemos un segundo y vemos atrás nuestras fotos o estilo y decimos #Virgen Santa: ¿cómo diablos me puse esto? y, si no te ha pasado, es porque 1ro. NO eres realmente fashionista o 2do. Probablemente no has evolucionado tu estilo en los últimos 20 años y tristemente sigues cómodamente atrapado en este. El caso es, que con el poder de unas chispas mágicas de estilo esto se puede superar.

Pero, ¿a dónde fue a parar el poder de la imagen que solía tener Kim Kardashian que la hace hoy la comidilla por su embarazoso estilo? Hollywood no perdona, olvida, pero no perdona.