11.12.13

5 Grupos Urbanos de Estilo


Por: Anny Marce Peña | Dreamer, Arquitecta de profesión | @AnnyMarce.
         Isabel Riascos | Economista en papeles, Fashionista en los genes | @PepaMariaBlog.



En las ciudades se alcanzan a percibir distintos grupos/clases/tipos de demostraciones de identidad según sus preferencias a la hora de vestir. Aquí algunos de los más generales  cuyo rango de edades oscila alrededor de los 15-35 años.


1. Montonera-Style: De los mismos creadores de Para donde va Vicente va la gente. Es decir, tu te lo pones, yo me lo pongo, el se lo pone, todos se lo ponen. Hombres y mujeres cuya característica principal es uniformarse y comprar de pies a cabeza las replicas de las pintas que tienen los maniquíes o lo que todo el mundo compra. Son incapaces de arriesgarse a crear su propio estilo, muchas veces por miedo a no ser aceptados. Su habitat principal es el centro comercial de moda y a la hora de hablar de colores y tendencias, en ropa y zapatos se proclaman expertos, con frases distintivas como: "eso si que se esta usando, tan chévere esos crocs, estoy es a la moda, etc". Ejemplo: la feria de resaltadores ambulantes top NEON a juego con el jean blanco (sin bolsillos), el animal print hasta en los Crocs, cualquier otra cantidad de tendencias, etc, siervos del consumismo, enemigos del estilo personal. Son propensos a prostituir las tendencias hasta el punto de saturar, estilo directamente influenciado por lo que la mayoría se pone, para así caer en la ilusión de ser aceptado o encajar medianamente en un entorno.




2. Soy diferente, ¿y qué?: este es el grupo de los que podríamos llamar me pongo lo que  quiero, soy único y punto. Saben lo que quieren y se identifican con un estereotipo o comunidad: los hiphopers, los emo, rastafaris, hipsters, hiippies, anti-fashion, etc. En su léxico no existe la palabra mesura, más es siempre más. Entre más apliques o rarezas (como lo describirían los del grupo 1) mejor!, no quieren parecerse a nadie. Llegan hasta las últimas consecuencias, aretes, collares, tipo de música que escuchan, sitios que frecuentan, todo más allá del límite del exceso. Personalidad: nadie me quiere, todos me odian porque quieren ser como yo. Sus padres se preocupan por su manifestación de estilo, o por el excesivo gasto, generalmente es una fase mientras se define su identidad en sus años más jóvenes y no llegan así a adultos-mayores, la gran mayoría reviven el ciclo con alguno de sus hijos.




3. Barbie y Ken: Sus ejemplares más destacados son el grupo de hombres y mujeres, que los integrantes del grupo 2 llamarían "plastiquitos-wanna-be", gozan de cierto poder adquisitivo por encima del promedio, se jactan de sentirse los magnates más poderosos del colegio o universidad u oficina. Generalmente mujeres que tienen cirugías de pecho y nalgas de clínicas de garaje, extensiones hasta el trasero y de las mas cheap, excesivo maquillaje (sin demeritar) y  el último grito de la moda  para ellos lo dictan marcas como Studio F o Quest. Todo su armario está coordinado de ropa, zapatos y accesorios de marcas de consumo masivo con cierto estigma. Las pintas del día van uniformadas por color, zapatos a juego con el cinturón,  bolso, adornos en el pelo y maquillaje;  en los hombres sus marcas favoritas son Diesel, Chevignon, Americanino, Abercrombie o American Eagle, porque para ellos es lo último. Para ellos todo es marca (pero son marcas de consumo masivo). En sí, parecen todos sacados de la misma fábrica de MATTEL. Especialmente universitarios en búsqueda de aceptación y liderazgo entre ellos mismos.




4. Caza/tendencias: es una comunidad emergente que busca un estilo propio, mezclando ropas básicas con algún tipo de accesorios que tengan diseños especiales, también muy influenciada por la moda del viejo continente y de sus marcas de pronta-moda (pero europea) como zara, bershka, H&M, etc y que  identifican a ese hombre o mujer que ha tenido o tiene algún tipo de contacto con el mundo exterior y se percibe a si mismo colombiano-superior. No se seducen fácilmente por las marcas o estilo nacional a menos que sean de lujo y tampoco se exceden a la hora de vestir, pueden repetir el mismo par de zapatos 10 veces pero no importa mientras sean finos. Usan marcas fast-fashion y lujo, logran resaltar su estilo personal. Son conscientes de sus elecciones, algunos pasan por arrogantes pensando que llevan puesto alta costura, dado que estas marcas no son tan 'económicas' como lo son en otros países. A veces son victimas de la confusa relación calidad cantidad y precio.




5. China-Lovers: El que no haya caído en lo chino que tire la primera piedra. Es un secreto a voces y su filosofía es: 'A mi no se me ve falso'. Los mismos que se jactan de 'compren producto nacional' pero son felices comprando imitaciones AA, AAA o AAAA de marcas grandes ligas. El Cheap & Chic, 8 de cada 10 personas (sin importar el tamaño de su bolsillo o estrato) ha comprado algo de diseñador falso especialmente bolsos, jeans, billeteras, camisetas y correas.
En América latina el mercado de la imitación es tan común como comprar el pan del desayuno.  Entendible, pues la paridad de poder adquisitivo no se compara con los salarios mínimos de otras ciudades en Europa donde un mesero a medio-tiempo puede comprar una cartera original Louis Vuitton en menor tiempo que un profesional a tiempo completo en algunas economías latinoamericanas en 2-3 meses o más. Marcas que seducen y generan ese aire de jet set, de poder social muy apetecidas. Y como en todo hay de chinas a chinas.  Por lo menos compre imitaciones finas y que los logos correspondan a la marca para que no le pase 'La Nacaranda' con el top de lentejuelas DolcheyGavana, el jean Diezel o la Billetera Versache.





En general podemos habernos identificado en más de un grupo o ninguno (los que odian la moda).  hay otros grupos que no están contemplados que podrían entrar en la II parte de este. Hasta la próxima,


No hay comentarios.:

Publicar un comentario