31.8.16

Moda, Lujo y Democracia: La Era del Plagio


Si bien la moda ya es un fenómeno completamente democratizado y nadie va a inventar la camisa o el pantalón, ¿hasta qué punto es ético plagiar el estilístico de otro diseñador?




Foto: criolloglam.com Colombiamoda 2016.

Seré breve. Ese fue precisamente uno de los interrogantes que nos ha dejado #Colombiamoda2016, ¿hacia donde va la creación colombiana si no se detiene el fusilaje?, más allá de escandalizarnos y entendiendo que la inspiración es un manifiesto natural de la admiración por lo que otro hace, hay una delgada linea entre inspirarse y copiar por completo. El caso de Erikó no ha sido el primero ni será el ultimo pues el plagio en la moda esta a la orden del día ya que es un negocio lucrativo y todos desean ser parte de la corriente estilística del momento.

Es un tema delicado cuando los abogados de moda apenas se están formando en países cuyos mercados de moda son desarrollados e inciden notablemente en el producto interno bruto de países como Estados Unidos, Inglaterra, Francia o Italia. 



En adición a ello, las normas son difíciles de plantear, es decir, ¿quién es el dueño de la patente de la camisa clásica, el pantalón continental o de los colores? 
Tenemos referencias cronológicas por los archivos fotográficos más no patentes de diseño. Batallas legales como el de la suela roja entre los archi-famosos zapatos Louboutin Vs YSL es uno de los casos más renombrados y no olvidemos las acusaciones contra ZARA, el masivo textil que re-edita y fusila las prendas de las pasarelas de lujo a un costo totalmente inferior y que nos encanta comprar ahí.







Si bien nadie es dueño de los colores, del bolero o del caribbean chic que tanto vende hoy, hay una fuerza inminente y es la ética profesional como creativo. no siendo eso suficiente hay un poder de acceso a la información que hoy nos dan las redes sociales como nunca antes y tenemos acceso a los archivos históricos de las colecciones lo cual nos permite estar más informados. 

Si usted como creativo se inspira en colecciones pasadas de diseñadores europeos por lo menos debe intentar des-estructurar la propuesta original para elogiar y no ofender con una copia casi exacta. 

Es un tema difícil, lo sé, sobretodo cuando la ley sobre derecho legal creativo en la moda esta en pañales. Lo que sucedió con la Marca Erikó entre otros, es una invitación a no disfrazar la realidad ni endiosar la mediocridad creativa, a ser más honestos con la dinámica de moda nacional y a dejar de hacernos los de la vista gorda cuando vamos a una pasarela. 
Errar es de humanos, sí, pero copiar es de pillos mentirosos. 

Sin embargo, no hay mal que no traiga su bien y ahora es la oportunidad de mostrarnos de que están hechas las marcas pues el consumidor de moda hoy no deja que insulten su inteligencia tan fácilmente. 

Creadores, les recomiendo revisar las: 29 formas de mantenerse creativo y para ilustrarse un poco más sobre iniciativas contra el plagio en la moda Leer aquí 


Hasta la próxima,



Gracias por visitar mi blog, 
♥!
@pepamariablog

También te invito a seguirme en:

6 comentarios: